Se trata de un proyecto personal en el que, cada día durante una semana, creo un collage, intentando plasmar el carácter de un refresco y poniéndole cara.